La decisión que no cayó bien dentro del Ejército: ahora los oficiales que quieran ascender deberán esperar un año más

SEMANA consultó con varios oficiales sobre la nueva decisión que tomó el Ejército, sobre prolongar un año más para llamar a ascenso a los oficiales que se encuentran en los rangos de subteniente y capitán, la decisión no cayó muy bien.

Algunos aseguraron que con esta nueva directriz se genera un golpe a quienes aspiran a ascender, pues antes para pasar de subteniente a teniente el tiempo era de 4 años, ahora deberán esperar 5 años.

Y un capitán para ser mayor ahora deberá esperar 6 años y no cinco años como venía funcionando. Este nuevo cambio en la parte de oficiales está generando ampolla dentro de las filas militares, debido a que los uniformados están sumando la reciente decisión que tomó el Ministerio de Defensa que fue la de disminuir el monto del subsidio de vivienda para oficiales y aumentarlos para los suboficiales.

“Nos están desmotivando y no si es que desde el gobierno quieren instalar una especie de guerra de clases en las fuerzas, ahora las decisiones que toman afectan directamente a los oficiales”, le dijo a SEMANA un oficial, quien fue consultado sobre esta nueva directriz en el Ejército.

Por su parte, fuentes del Ejército indicaron que esta decisión se debe ver desde el lado positivo y con la que se busca disminuir el impacto económico fiscal en la fuerza, y frenar el cuello de botella que se arma cuando se presentan los ascensos y no todos los oficiales pueden seguir subiendo en la carrera militar.

Sin embargo, desde los mismos oficiales del Ejército se preguntan ¿si esto va a ocurrir en todas las Fuerzas Militares?, porque de lo contrario, dicen, sería un impacto negativo para el Ejército, teniendo en cuenta que ya no se estarían manejando los ascensos en el mismo tiempo y esto los pondría en desventaja en comparación con los de la Armada y La Fuerza Aérea.

Disminución de subsidios

En voz baja entre las filas de la Policía y el Ejército la molestia está creciendo. Esta vez no se trata de una barrida inesperada de oficiales o de no tener en cuenta a estas fuerzas para anunciar medidas en medios de la negociación con organizaciones ilegales. La preocupación e incomodidad tiene que ver con una decisión que afecta directamente el bolsillo de los uniformados y su sueño de tener casa propia.

Este decreto se está compartiendo una y otra vez entre los miembros de la Policía y el Ejército y la molestia es evidente, pues les afecta su eventual intención de comprar vivienda para sus familias, en medio de una carrera que tiende a ser muy corta.

Decreto 2636 Del 30 de Diciembre de 2022.Pd by Felipe Andrés Morales on Scribd

Se trata del decreto 2636, del 30 de diciembre de 2022, por medio del cual se realiza “el ajuste al esquema vigente de subsidios de vivienda para los afiliados a la Caja Promotora de Vivienda y de Policía”.

Hasta la aprobación y firma de este documento, los subsidios para policías y militares deberían alcanzar para 2023 estos montos: para oficiales 140 millones de pesos (121 salarios mínimos), suboficiales 62 millones (54 salarios mínimos), y para soldados profesionales y agentes algo más de 47 millones.

El recorte, del que se enteraron sorpresivamente y que fue firmado mientras militares y policías estaban en plenas fiestas de fin de año, estableció una nueva tabla de subsidios que van de este modo: para oficiales por un monto de 121 millones de pesos (104.32 salarios mínimos), 20 menos de lo que recibían. Para los suboficiales pasa de 62 millones a 54 millones de pesos (47.14 salarios mínimos).

Los únicos que no resultaron afectados fueron los militares y policías de más bajo rango, es decir, los agentes y soldados profesionales, para ellos la asignación sigue siendo de 41 salarios mínimos, es decir 47.560.000 pesos.

El argumento para tomar esta decisión está explicado técnicamente en decreto y se basa en un estudio llamado “Nuevo Esquema Actualización Subsidios de Vivienda Caja Honor”, fechado 09 de agosto de 2022, y presentado por la Subgerencia Financiera de la Caja Promotora de Vivienda Militar y de Policía.

Según este documento, “el aporte del 3% que realiza el Ministerio de Defensa Nacional no cubre en su totalidad el monto de subsidios de vivienda por año, lo cual, sumado a la inflación, el incremento del Salario Mínimo Legal Mensual Vigente, el aumento en la población para acceso al subsidio de vivienda y las brechas existentes entre cada categoría, hacen insostenible financieramente para la Entidad el actual esquema de subsidios para vivienda”.

El decreto circula de celular en celular entre las fuerzas militares y de policía, la molestia que no se expresa en público fue planteada a SEMANA, y manteniendo reserva de la fuente, hombres de estas fuerzas manifiestan que desde que llegó el nuevo Gobierno se han tomado medidas que de una u otra forma los afectan, y ya no hay certeza de muchas cosas en el ámbito operacional.

Pero en esta ocasión plantean que el golpe es directo y al bolsillo de militares y policía, y aunque destacan que el decreto recién firmado no afecta los soldados profesionales y agentes, que son el músculo más grande, la preocupación está creciendo.

Respuesta

Aunque es evidente que el monto del subsidio para militares y policías -calculado en salarios mínimos- se redujo, desde el Ministerio de Defensa tienen sus propias cuentas y pero no tienen en cuenta el aumento del 16 % del salario mínimo, y tampoco la inflación.

En ese caso, los oficiales en 2022 recibían 121 millones, para 2023, con el aumento del mínimo, la cifra se establecería en 121.011.200 pesos, casi la misma. Para suboficiales, en 2022 recibían 54 millones y en 2023 recibirán 54.682.400.

En la práctica, el monto es el mismo, aun cuando bajó la asignación en cantidad de salarios mínimos mensuales con que se mide la asignación. El asunto fondo no es el monto en pesos, si no su cálculo en salarios mínimos para lo cual no se tuvo en cuenta el aumento decretado por el Gobierno Petro.

¿Cuentas alegres? No es claro si esa puede ser la conclusión final, pero con los cálculos enviados desde el Ministerio a SEMANA es evidente que no se está teniendo en cuenta la inflación causada en el año anterior, que está por encima del 12.5 %.

Así queda claro justamente con la asignación para soldados profesionales y agentes de policía, que no tuvo ninguna modificación en el decreto firmado el 30 de diciembre. Con ellos se mantuvo el subsidio de 41 salarios mínimos, es decir, el año pasado recibían 41 millones y este año será de 47.560.000 pesos.

Author: editor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *